shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : $ 0.00
View Cart Check Out

HISTORIA

A lo largo de nuestras vidas podemos estar más cerca o más lejos de nuestro lugar, podemos cambiar de barrio, de ciudad, de novias o de novios, de ideologías, pero solo una cosa queda impresa en nuestros corazones para el resto de nuestra existencia y esos son los colores de nuestro Talleres de Perico. Ese azul que fluye por nuestras venas y que heredamos de generación en generación.

Esta herencia tiene historia y comienza allá por 1932, cuando nuestra ciudad todavía era conocida como Estación Perico. Un 26 de agosto de ese mismo año, la legislatura de la provincia sancionó una ley que otorgaba una donación de $200, en moneda nacional, para el Club Atlético Estación Perico.

Como no hay fútbol sin potrero donde llevar la pelota de arco a arco, también debemos recordar la primera cancha de fútbol que existió en el pueblo, esta funcionó en lo que hoy es la plaza principal de la ciudad, denominada “Plaza San Martín”, antiguamente llamada “Carlos Zabala”. Allí se llevaron a cabo solamente partidos amistosos entre equipos, que por aquel entonces, organizaban los habitantes del pueblo Estación Perico.

Recién en el año 1942 se tiene registros de otro club en el pueblo, se llamaba Racing Club Perico. Estaba presidido por el señor Leandro Vaca, que era peluquero y contaba con la colaboración de Don Filomeno Cáceres, empleado de la usina, perteneciente a la familia Lamas. Pero un año después se produce un distanciamiento entre los dos amigos. Actualmente podemos ver muestras de la existencia de este club en los bancos que llevan sus siglas, donados por esta institución, que todavía se conservan en plaza San Martín.

Con su club disuelto Filomeno Cáceres funda un club veraniego que se denominó Club Talleres, nombre elegido por haberse constituido por primera vez en un taller mecánico propiedad de Don Napoleón del Moral, ubicado en la calle San Martín, lugar donde actualmente se encuentra el negocio “La Tucumana”.

Más adelante se comenzó a barajar la posibilidad de hacer de este club veraniego una institución con los estatutos correspondientes. Así llegó el momento más importante de nuestra historia, la fundación del Club Atlético Talleres de Perico el 4 de abril de 1944. Se obtuvo la personería jurídica, y el club fue presidido por el Sr. Diego Segura. Posteriormente hay registros de que sus presidentes fueron, Napoleón del Moral y Fabián Ochi. Paradójicamente, Filomeno Cáceres, el motor del club, nunca fue presidente de la institución.

La afiliación a La Liga Jujeña de Fútbol

Talleres se afilió a la Liga Jujeña de Fútbol a comienzos de 1950, pero sin participar en sus campeonatos, ya que así lo estipulaban los estatutos que regían en esa época. Pero a principios de 1958, el Club Talleres solicitó formalmente la participación en los campeonatos, la solicitud fue denegada ya que la ley vigente establecía que no podrían participar aquellos equipos que se encontraran a más de 30 km de distancia de la capital jujeña. Este impedimento existía a raíz de que el único camino que llevaba a la capital era vía El Carmen y este tenía exactamente 40 km de longitud. Para solucionar esto, el delegado del club ante la Liga Jujueña, el Sr. Oscar Asmuzi, intuyó la intención de la liga de no permitir la participación de Talleres en los campeonatos, entonces solicitó un certificado de FF. CC. Argentinos que certificó que la distancia exacta a través de la vía férrea era de 29,600 km, entre el pueblo y la ciudad capital. Como los estatutos no establecían que tipo de medios de traslado se bebían utilizar, la Liga Jujeña tuvo que acceder a la participación del club en los torneos liguistas.

Un año después Talleres ascendió a la primera división, siendo actualmente la única institución que jamás descendió de la “A”, un record dentro de la Liga Jujeña. En 1960 logró un cuarto puesto y en 1961, bajo la presidencia de Manual Blanco, Talleres comenzó a revolucionar el fútbol de Jujuy, a raíz de sus importantes contrataciones.

En 1962 cayó ante Independiente en la final y en 1963 fue nuevamente sub-campeón, para llegar al momento más glorioso de nuestra corta historia, en 1964 se consagró campeón por primera vez. Por ese entonces presidía la institución el Sr. Julio Abraham y tenía entre sus filas a figuras como Aureliano Balgorria, Mario Sanchez, Félix Ordoñez, Rene Zambrano, Ricardo Sachilan, Esteban Ovanessof, Emilio Tozzini, Néstor Colque, Andrés Acuña, Walter Pascual, Raúl Valenzuela, Juan Romano, Ángel Siares, Victor Acuña, Aldo Villagra, entre otros.

En tanto, en Capital Federal, Boca Juniors se consagró campeón y para festejarlo organizó el primer campeonato de clubes de campeones de ligas, a jugarse en la bombonera. El grupo de Talleres estaba integrado por las provincias de Tucumán, Misiones, Formosa, Río Negro y La Rioja. Ganando todos sus partidos terminó primero e invicto en el grupo. Ya en la semifinal jugó con Patronato de Paraná, de Entre Ríos, cayendo por 1 a 0. De esta manera se quedó con el cuarto puesto del torneo.

Talleres regresó con toda la gloria a Perico, fue el primer club jujeño en participar en un campeonato nacional. Esta delegación estuvo presidida por Salomón Jorge, los delegados Oscar Asmuzi y Martín López, como director técnico Raúl Valenzuela (padre), el preparador físico fue Héctor Asmuzi, el utilero Ramón Cáceres y entre los jugadores, contaron con el refuerzo Mario Rojas, del club Gorriti. Acompañaron también a la delegación los señores Ernesto Torfe, José A. Bonillo, Antonio Zarate, Carlos “Cayote” Lamas, Hugo Lamas, Miguel Ángel “Cabezón” Díaz, Raúl “Nino” Ortega, Juan Carattoni y Rudy Osvaldo Bandi.

Así fueron los primeros pasos de nuestro Talleres, donde tuvo muchos momentos de gloria en el fútbol del norte argentino. Hoy es una de las instituciones con mayor convocatoria en los torneos federales, un club que crece de la mano de su gente que cada día escribe una página mejor en su historia.