shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : $ 0.00
View Cart Check Out

Vergonzosa agresión a los jugadores de Talleres

Mientras los jugadores del “Expreso” se retiraban del campo de juego fueron agredidos por los alcanza pelotas

Vergonzosa agresión a los jugadores de Talleres

El final del encuentro de vuelta entre Talleres de Perico y Central Norte tuvo un final vergonzoso, tras la victoria 1 a 0 del “Expreso”, los jugadores jujeños se disponían a salir  del campo de juego del Luis Güemes cuando fueron agredidos por los alcanza pelotas que sostenían la manga, generando una serie de sucesos lamentables que terminaron con el plantel completo demorado en el Centro de Contravenciones de la provincia de Salta y por lo menos tres menores detenidos.

El partido se jugó con normalidad e incluso Talleres se retiraba del campo de juego con tranquilidad después de quedar eliminado de la Copa Argentina pese a haber ganado el encuentro, los hechos bochornosos comenzaron a la hora del ingreso del plantel periqueño a la manga entre proyectiles e insultos que volaban desde la parcialidad “cuerva”, cuando Franco Sosa fue agredido directamente por uno de los alcanza pelotas.

Ante esto los jugadores de Talleres reaccionaron y todo terminó con una secuencia lamentable dentro del campo de juego donde David Argañaraz fue brutalmente agredido cuando estaba en el suelo.

La policía intervino inmediatamente y retuvo dentro de la cancha a los agresores, mientras se le pidió a los jugadores que prestaran las declaraciones correspondientes en el Centro de Contravenciones, lugar donde el colectivo con el plantel completo permaneció demorado por casi una hora.

Finalmente después de que David Argañaraz y Franco Sosa prestaran sus respectivas declaraciones ante las agresiones recibidas por los jóvenes del “Cuervo” salteño el plantel completo regresó a Perico.

Sin dudas la violencia dijo presente una vez más en el Luis Güemes, un estadio que permaneció por mucho tiempo cerrado por los sucesivos hechos de violencia que se sucedían, este es uno más, donde jóvenes a los que deberían inculcarse valores deportivos terminan generando hechos de violencias vergonzosos a los que ya está acostumbrada la parcialidad de Central Norte.