shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : $ 0.00
View Cart Check Out

Resultado negativo

El maltrato y la violencia en contra de los hinchas del “Expreso” fueron protagonistas en el partido de ida de los play off

Resultado negativo

Por la ida de los cuartos de final del Federal, Talleres no pudo hacerse fuerte y  perdió 2 a 0 frente Almirante Brown de Lules en tierras tucumanas. El  encentro estuvo suspendido por casi 20 min sobre el final por un ataque feroz sobre los hinchas del “Expreso” que llegaron al estadio como “neutrales”. Los goles para los “Marineros” lo marcaron Cristián Ibarra a los 45 min del PT y Marino Moreno a los 64 del ST.

Era la primera vez que los equipos se enfrentaban por un torneo afista, lo que le permitió al local manejar  un poco mejor la pelota dentro de un terreno desconocido para los de Perico. Las mejores chances en el primer tiempo las tuvo Brown. A los 24 min Llanos le tapó lo que podría haber sido el primero de Gastaldi. A los 38´Ibarra volvió a avisar pero mandó la pelota por encima del travesaño.

La única clara de Talleres la tuvo el “Pampa” Martínez, que entró  por Córdoba que salió lesionado a los 22 min, tras un buen pase de Ponce que no pudo conectar para darle bien al arco.

Cuando la primera parte se moría en un empate en cero, el árbitro Maguna cobró una mano de Sosa, discutible,  dentro del área. Un tiro desde los doce pasos que Ibarra cambió por gol a los 45 min para irse arriba al descanso.

El segundo tiempo siguió siendo complicado para el “Expreso”, en los primeros minutos las mejores las siguió teniendo Brown, Llanos le tapó una pelota caliente a  Peralta que quedó solo frente a los tres palos. Después la iba a tener Longo, pero la su disparo se fue besando el palo derecho del arquero.

Mientras tanto el equipo de Morales Santos intentó un poco más promediando los veinte. A los 27, en la mejor jugada de Talleres en todo el partido, Mamani entró por el lateral, tirando un centro que López mandó a las nubes. Dos minutos después, Martínez tuvo la réplica,  pero al querer pasar la pelota por arriba del arquero, la redonda se fue por  encima del travesaño.

Después de eso comenzaron las corridas en las tribunas, hinchas de Brown de Lules comenzaron a atacar a piedrazos a los “hinchas neutrales” que habían viajado desde Perico y el partido se detuvo a los 38 min por los incidentes.

Mujeres, niños, jóvenes, ancianos, hinchas del “Expreso” fueron agredidos de forma brutal a piedrazos mientras intentaban escapar de la especie de jaula entre la popular y la platea local, en la que irresponsablemente fueron ubicados por la dirigencia de Brown, ante un operativo policial inútil.

Tras 20 min de que los quipos permanecieran dentro del rectángulo verde esperando la decisión de continuar o no de Maguna, que  finalmente resolvió seguir con el encuentro.

La pelota volvió a rodar y Talleres se mostró totalmente desconcentrado, los minutos parecían estar demás después de lo que se vivió con sus hinchas en la tribuna. Así llegó al gol de Moreno a los 64 para cerrar el marcador  2 a 0 arriba.

Un resultado que pone las cosas cuesta arriba para el partido de vuelta en el Plinio Zabala el próximo Martes, una tarea difícil pero no imposible para el equipo de Morales Santos.

 

Los incidentes

Cerca de 100 hinchas  llegaron hasta Lules como “neutrales”, a ver un partido donde no habían antagonismos previos y fueron agredidos brutalmente por un sector de la hinchada local. Una situación de violencia que el hincha de Talleres no vivía  hace mucho tiempo.

En la tribuna se pudo ver a mujeres tratando de saltar alambrados para poner en resguardo a sus hijos, gente mayor corriendo bajo una lluvia de piedras, hinchas tratando de salir de esa situación, tras estar  encerrados en lo que parecía una jaula entre la popular y la platea,  mientras el operativo policial dejó que pasara de todo.

“La hinchada de ellos comenzó a tirar piedras, hasta pedazos grandes de ladrillos, estaba todo tranquilo y los hinchas de Lules desmadraron todo”, aseguró un hincha sobre lo sucedido.

Hubo desinformación durante toda la semana sobre donde se iba a poder ubicar la “hinchada neutral” que la propia dirigencia de Brown decidió recibir.  Incluso durante el ingreso al partido, en la entrada a la cancha no se visualizó un operativo que haya podido mostrar alguna garantía para los “neutrales”.

Incluso en todo el estadio solo hubo un portón habilitado, el mismo por el cual pasaron los dos sectores en que está dividida la hinchada de Lules y los “neutrales”.  Una verdadera vergüenza.