shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : $ 0.00
View Cart Check Out

Desde el día que me fui pienso en volver a mi Club

El volante aseguró que le gustaría retornar a Talleres, pero que a pesar de los rumores todavía no hubo charla.

“Desde el día que me fui pienso en volver a mi Club”

El volante aseguró que le gustaría retornar a Talleres, pero que a pesar de los rumores todavía no hubo charla.

La idea de la dirigencia del Expreso de armar un equipo competitivo con jugadores de la zona despertó el interés de muchos jugadores jujeños. Tal es el caso del periqueño Emilio Romero, que en diálogo con nuestra página, aseguró que tiene muchas ganas de volver al club que lo vio nacer.

Romero se formó en las divisiones inferiores de Talleres y si bien se define  como un volante que puede jugar por ambas líneas, también se lo ha visto desplegarse en el medio campo como doble cinco o enganche, un jugador maduro que a los 25 años quiere volver a pisar el rectángulo verde del Plinio Zabala con la casaca azul.

-¿Cuándo empezaste a pensar en la posibilidad de volver a Talleres?

-Siempre estuvo en mi cabeza y en mi corazón volver a mi Club. Lo pienso desde el primer día que me fui para Tucumán. Dijo Emilio en el inicio de la entrevista.

-¿Por qué te fuiste?

– Nunca me tendría que haber ido. Me fui por una decisión personal. Por problemas ajenos a mi, salía muy perjudicado y antes de dejar de jugar decidí irme, y no me arrepiento.

Después de su salida del Expreso jugó en Deportivo Aguilares de Tucumán, Almirante Brown de Lules y durante la última temporada del Federal B en Camioneros Argentinos del Norte  de Salta.

-¿Cómo te fue en tu recorrido por otros equipos?

-En Tucumán aprendí muchísimo, crecí y madure. Con Deportivo Aguilares jugué Copa Argentina y la Liga Tucumana, llegamos hasta una semifinal. En su momento tuve llamados de Atlético Tucumán, pero todo quedó ahí porque yo seguía siendo jugador de Talleres. En Lules llegamos hasta semifinales. Y en Camioneros quedamos eliminados por penales.

-¿Tuviste alguna conversación con la dirigencia del Expreso?

-No,  todavía ninguna. Pensé que iba a ser más fácil llegar al club que me formó desde chico.

-¿Tenés ofertas de otros clubes?

-Gracias a Dios y a la Virgen, sí. Uno cuando va a otro club deja todo y  a donde fui me trataron muy bien. Siempre me dejaron las puertas abiertas. Cuando volví de Lules pensaba en Talleres pero no se presentó, así que no quería quedarme quieto y me fui a Camioneros con un amigo de la vida y la infancia, Diego Pascuttini.

¿Qué te motiva volver al Expreso?

-Todo. Me motiva el corazón porque en todo momento lo seguí y sufrí cada partido. Mi familia, mis amigos, sobre todo mi papá y mi hermana que son a morir del club. Creo que es un sentimiento que todo hincha de Talleres lo sabe y lo siente.

Por ahora Emilio Romero, como otros jugadores que alguna vez se pusieron la casaca azul, espera un llamado que lo acerque a la posibilidad de volver a Talleres, el club que lo forjó y del que es hincha.