shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : $ 0.00
View Cart Check Out

El karma de Talleres en cuartos de final

Una vez mas y por tercera vez consecutiva Talleres se quedo en el camino en cuartos de final del torneo federal B.

El karma de Talleres en cuartos de final

En esta oportunidad el verdugo fue San Martin de Formosa, el encuentro termino 0-0, pero en el partido de ida perdió 2-0 lo que le significo la eliminación del certamen.

Los dirigidos por Marcelo Castro, sabían de la obligación de ganar por dos goles para forzar la definición por penales o marcar tres para clasificar directo a semifinales, pero lamentablemente el arco se mantuvo en cero y la ilusión del ascenso vuelve a esfumarse.

Actitud no le falto al equipo, ya que lo salieron a buscar desde el minuto inicial, arrinconando en su propio arco al rival que no hizo otra cosa más que defenderse, pero claro, los partidos de futbol no se ganan con actitud, las situaciones que se generan tenes que concretarlas, hay que ser más inteligentes, porque sino el reloj después te empieza a jugar en contra, eso fue lo que le paso a Talleres, no supo marcar y a medida que pasaban los minutos la desesperación y las imprecisiones aparecieron con más frecuencia.

Del partido no hay mucho para analizar, el marcador lo dice todo, quizás en estos momentos se deben estar lamentando en el plantel por no practicar en la semana definiciones o preparar jugadas aprovechando las pelotas quietas, a lo mejor si le dedicaban un poquito mas a tirar centros al área capaz que durante el partido algunos encontraban la cabeza de los delanteros y no el cuerpo de los rivales, se pensó en los penales antes de jugar, falta de experiencia quizás.

Ahora tampoco podemos dejar de mencionar la mala suerte del “expreso”, de entrada nomas se lesiono Pisculichi obligando al técnico a mandar a la cancha a Correa, de muy flojo rendimiento y resistido por la gente, no fue certero el cambio, “lalo” no estuvo a la altura de esta final, si claro fue una final por si a algunos no les llego el mensaje.

En la segunda parte se fue expulsado Santiago Alonso del Conte por doble tarjeta amarilla, el dato a tener en cuenta, es que este jugador había sido amonestado antes de ingresar al campo de juego, es decir estando en el banco de suplentes por protestar, así y todo el DT Castro decidió ponerlo en la segunda parte, sabiendo que juega fuerte, que siempre va al choque, en la primera que toco el arbitro cobro falta, le mostro la otra tarjeta y a las duchas, nose en que estaba pensando el técnico al poner en cancha a un jugador condicionado, sabiendo lo que estaba en juego.

Sera momento de hacer un “mea culpa”, analizar verdaderamente quienes están en condiciones de seguir vistiendo la camiseta de Talleres, por lo que se vio anoche son contados con los dedos de las manos, sin dudas que el “chiquitín” Ponce tiene que continuar, fue el que se puso el equipo al hombro y fue para adelante como se deben jugar las finales, Pablo Cano, Luciano Estrada y el cabezón Lavayen respondieron en defensa, aguantando las embestidas del rival que jugaba de contra.

Ni hablar del manos de acero Bordón, que fue uno de los mejores del torneo, gran responsable de llevar a Talleres hasta donde llego. No hay que deshacerse de los jugadores de la cantera, Jairo Saavedra, Fabián Gonzales, Sebastián Pisculichi, etc.

Los ciclos cumplidos tendrán que buscar nuevos horizontes, sin dudas que Maxi Martínez es uno de ellos, mientras todos se mataban en la cancha, el participaba con la mirada y cuando la agarraba jugaba solo, perdiendo la pelota en varias oportunidades. Cada uno sabe lo que hizo en el certamen, a los que les pesa la camiseta se tendrán que ir.

En fin, Talleres sigue sin poder pasar cuartos de final, el karma de esta instancia. Párrafo aparte para la gente de Perico que con toda la ilusión de dar vuelta el resultado fue copando las tribunas del Plinio Zabala desde muy temprano para recibir al equipo, con papelitos, fuegos artificiales y bengalas, alentando hasta ultimo momento, es una pena que estos fanáticos no se hayan podido retirar del estadio con una alegría, una hinchada sufrida que a pesar de tantas pálidas siempre esta fiel a su estilo en la popular.